COMENTARIO INICIAL
Aunque en el capítulo nos centraremos en
los carbohidratos (CH) y su papel en la nutri-
ción natural y artificial, es indispensable tener
en cuenta varios aspectos que nos permitirán
entenderlo mejor y, a la vez, complementarlo
con los otros capítulos del libro, especialmente
los dedicados a los otros macronutrientes y a la
fibra.
65
Hidratos de carbono
3
OLVEIRA FUSTER, GABRIEL
Facultativo Especialista de Área de Endocrinología y Nutrición. Servicio de Endocrinología
y Nutrición. Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga
TAPIA GUERRERO, M.ª JOSÉ
Facultativo Especialista de Área de Endocrinología y Nutrición. Servicio de Endocrinología
y Nutrición. Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga
PALAO SERRANO, DAVID J.
Médico Interno Residente en Endocrinología y Nutrición. Servicio de Endocrinología
y Nutrición. Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga
Correspondencia:
Conceptos clave
3
Los carbohidratos (CH) representan un papel fundamental en la alimentación humana
aportando un 35%-70% de la ingesta energética (en función de los hábitos) de la mayoría
de las poblaciones mundiales. Por ello, su consumo debe entenderse en el contexto de
la ingesta de otros macronutrientes (grasas y proteínas). Es más importante la calidad de
los CH ingeridos, y los tipos de alimentos que los contienen, que su cantidad en relación
a sus efectos sobre la salud y prevención y tratamiento de las enfermedades crónicas.
3
Se recomienda un consumo preferente de carbohidratos en forma de cereales integrales,
legumbres, frutas y hortalizas. Estos alimentos aportan una densidad calórica baja, la ma-
yoría presentan índices glucémicos bajos, contribuyen a alcanzar un reparto de macro-
nutrientes y de energía adecuados para la promoción de la salud a largo plazo y aseguran
un consumo suficiente de otro tipo de micronutrientes y de fibra dietética.
3
Se recomienda limitar los azúcares añadidos a la dieta, especialmente a las bebidas, por
su relación con la obesidad y otras enfermedades crónicas.
3
La diabetes es muy prevalente en pacientes hospitalizados y ambulatorios, así como la
hiperglucemia de estrés, y se asocia a mayor morbimortalidad. Las fórmulas enterales di-
señadas para personas con diabetes e hiperglucemia de estrés (especialmente las altas
en grasas monoinsaturadas) son seguras y disminuyen la glucemia posprandial, las ne-
cesidades de insulina y, en algunos trabajos, la variabilidad glucémica y la hemoglobina
glicosilada a medio plazo, sin empeorar o incluso mejorando el perfil lipídico. No obstante,
no hay datos concluyentes en cuanto a morbimortalidad.
3
El único CH empleado en nutrición parenteral es la glucosa, por lo que es indispensable
calcular adecuadamente los requerimientos, prevenir la hiperglucemia y tratarla con insu-
lina, si aparece, con el objetivo de evitar la morbimortalidad asociada a la misma.
65
Portada...,55,56,57,58,59,60,61,62,63,64 66,67,68,69,70,71,72,73,74,75,...Contraportada