INTRODUCCIÓN
La necesidad de mantener un estado nutricio-
nal adecuado no es un fenómeno nuevo.Ya Hipó-
crates decía que las heridas limpias curan mejor
con una buena nutrición. Lo que sí es cierto, es
el interés que en los últimos años ha despertado
este campo.
163
La nutrición debe ser siempre
considerada la primera terapia
del paciente
8
GARCÍA-PERIS, PILAR
Unidad de Nutrición Clínica y Dietética.
Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid
VELASCO GIMENO, CRISTINA
Unidad de Nutrición Clínica y Dietética.
Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid
Correspondencia:
Conceptos clave
3
La desnutrición en el paciente hospitalizado es el resultado de la compleja interacción entre
enfermedad, alimentación y nutrición. Cuando el estado nutricional es deficiente, se com-
promete el retraso en la recuperación, se prolonga la estancia hospitalaria, se incrementa
la tasa de reingresos prematuros, aumenta el riesgo de infecciones y disminuye la calidad
de vida. La alimentación y la nutrición del enfermo es el pilar en el que se debe basar el
tratamiento médico integral del paciente desde su ingreso en el hospital hasta el alta.
3
La evaluación del estado nutricional es una aproximación exhaustiva a la situación nutricional
de un paciente mediante el uso de la historia clínica, farmacológica y nutricional, la explo-
ración física, las medidas antropométricas y los datos del laboratorio. Esta evaluación nutri-
cional permitirá realizar un correcto diagnóstico.
3
El tratamiento nutricional ha demostrado ser eficaz en la prevención y/o tratamiento de la
desnutrición y por tanto capaz de revertir todos los efectos deletéreos derivados de ella.
Dicho tratamiento debe seguir un algoritmo de decisión claro y exhaustivo para su correcta
prescripción. Tras el diagnóstico debe seguir el cálculo de los requerimientos del paciente.
Posteriormente y como primera indicación en el tratamiento médico del enfermo figurará
la terapia nutricional que se considere adecuada, teniendo en cuenta la situación clínica
del enfermo la posibilidad de utilizar la vía oral o no y en el caso de que ésta opción no sea
posible la funcionalidad o no de la vía digestiva que será determinante a la hora de elegir
qué tipo de nutrición artificial empleamos. Por tanto la intervención nutricional debe incluir
siempre, la dieta oral y las modificaciones pertinentes a la misma, la prescripción de suple-
mentos nutricionales orales para optimizar esa dieta oral si fuese necesario y por último,
la nutrición artificial en sus dos modalidades, la nutrición enteral y la nutrición parenteral.
3
El soporte nutricional debe tener una evolución racional y es frecuente que un mismo
paciente que haya estado con NPT, esté a la vez con NE, con el fin de optimizar el aporte
energético o porque la vía digestiva es ya funcionante y la transición de un soporte nutricional
a otro es posible. Este traspaso de una terapia nutricional a otra requiere un seguimiento
continuado del enfermo, con el fin de asegurar en todo momento que se alcanzan los reque-
rimientos del enfermo.
163
Portada...,153b,154,155,156,157,158,159,160,161,162 164,165,166,167,168,169,170,171,172,173,...Contraportada